//La justicia ordena contratación de maestra integradora

La justicia ordena contratación de maestra integradora

2018-06-18T17:52:23+00:00 Noticias|

A esta altura de la civilización y pese a que la Argentina es parte de distintos tratados y convenios dedicados y a que la ONU y muchos otros organismos globales y regionales abogan por la igualdad de oportunidades para las personas con discapacidad, parece que los Estados no terminan de aceptarlo y es necesario recurrir a instancias judiciales para que reconozcan derechos a este colectivo como la educación, el que, no cabe la más mínima duda, es uno de los derechos humanos fundamentales.

En este caso, el IPROSS, la obra social de la Provincia de Río Negro fundada en 1973 con participación estatal y sindical, junto con el Ministerio de Educación rionegrino fueron obligados por la jueza de Familia Marcela Pájaro a proveer una maestra integradora para que una niña que comenzaba la escuela secundaria pudiera cursar. La orden involucra a ambas instituciones indistinta y solidariamente.
Fue necesario llegar a semejante instancia porque el IPROSS, que cuenta entre sus afiliados a empleados públicos y otros en forma obligatoria y a quienes se incorporen voluntariamente, ante la solicitud del padre de la menor, argumentó que no estaba prevista la cobertura de ningún tipo de acompañante en esa etapa educativa, por lo que este debió hacer una presentación judicial.
La magistrada no solamente admitió el recurso, sino que conminó a Ministerio y obra social a solucionar la situación en el plazo perentorio de 5 días, bajo apercibimiento de multa diaria a la Provincia de $ 1.500 a favor de la niña.
La Dra. Pájaro expresó algo que debieran tener en cuenta todas las prestadoras de salud: “…las trayectorias escolares, abordadas de modo sistémico, llevan a pensar que la escolaridad no puede escindirse ante el cambio de etapa, y que deberían ser los propios organismos quienes articulen la solución que la adolescente y su familia están demandando, en lugar de obligarlos a peregrinar por reparticiones públicas en busca de respuesta…”. Desafortunadamente, se trata de una historia repetida.