EDICION DIGITAL
Lunes 18 de diciembre de 2017
Autismo: Práctica peligrosa Autismo: Práctica peligrosa
Ha causado horror y estupor una noticia que se generó en Inglaterra, según la cual la madre de un niño con Autismo fue reportada... Autismo: Práctica peligrosa

Ha causado horror y estupor una noticia que se generó en Inglaterra, según la cual la madre de un niño con Autismo fue reportada a las autoridades porque trataba la condición de su hijo con la denominada “Solución Mineral Milagrosa”, que no es otra cosa sino dióxido de cloro diluido en agua destilada al 28%, es decir, lavandina.

Pero no se trata de un caso aislado, sino de un grupo cerrado que funciona vía Facebook y al que hay que abonar 60 libras para poder pertenecer, que propugna que el Autismo es causado por parásitos y que el suministro de 25 gotas de esta solución diariamente hace que esos habitantes indeseados de los intestinos los abandonen, mejorando la sintomatología.
Esto fue descubierto por una militante en favor de los derechos de las personas autistas, quien se infiltró en el grupo y dio a conocer sus actividades.
La propia denunciada escribió en su muro que comenzó a preocuparse tras varios días de “tratamiento” porque su hijo comenzó a debilitarse, hasta el extremo de ser incapaz de levantarse de la cama.
El grupo cuenta con nada menos que 54.000 adherentes, quienes se comprometen a no hacer pública su actividad para no ser molestados y tener que dar explicaciones, pese a que, al menos en Inglaterra, este procedimiento no es ilegal, pese a que ya se han alzado voces para que se lo prohiba.
Lo más increíble del caso es que esta “cura” no es nueva, sino que existen denuncias de que hay en el mundo diversos grupos sobre diferentes condiciones y enfermedades que se valen de ella como una especie de curatodo.
Los efectos nocivos que pueden presentarse (a la dosis y en la dilución de referencia) son: vómitos severos, úlceras en la garganta, irritaciones pulmonares, diarrea y náuseas. A mayor dosis, los efectos pueden resultar muchísimo más peligrosos y, por supuesto, no existe evidencia alguna de que cure el Autismo ni ninguna otra condición.

Comentarios

comentarios

Prensa El Cisne