EDICION DIGITAL
Sábado 23 de septiembre de 2017
La puerta y la llave en la discapacidad

Entro en el bar cercano al consultorio, leo y escribo… en un momento, un niño alrededor de seis años con síndrome de Down entra y corre por el bar, al tiempo que grita con un sonido gutural que se desprende de sus labios (ahhhh). Sin mediación, se detiene en una puerta interna del local, la abre y la cierra, sin pausa y sin parar de gritar.

Leer Más
Las máscaras que encierran los diagnósticos

Eduardo Galeano, en su último libro, acerca de las máscaras, afirma lo siguiente:
“En el África negra, las máscaras son las caras verdaderas.
Las otras caras esconden, las máscaras delatan.
Según como se miren, de frente o de perfil, de cerca o de lejos, desde arriba o desde abajo, las máscaras africanas revelan, por la magia de su arte, las diversas personas que cada persona es, las vidas y las muertes que cada vida contiene.
Porque cada uno es más que uno, y las máscaras no saben mentir”.

Leer Más
Comunidad, subjetividad y discapacidad

¿Cómo la comunidad aloja a un niño recién venido a este mundo? Cuando un niño nace con una problemática orgánica, ¿de qué modo construye la red comunitaria? ¿Por qué el acto de jugar se constituye en elemento esencial de la comunidad? ¿Cuándo un niño es tomado y considerado en su discapacidad forma parte de la comunidad de los que no tienen comunidad?

Leer Más
Los diagnósticos en la infancia vuelan en alfombras mágicas

¿Puede un niño ser diagnosticado únicamente por escalas de comportamiento de acuerdo a un puntaje preestablecido? ¿Los cuestionarios consideran la historia subjetiva de los más pequeños para determinar un funcionamiento autístico? ¿Es posible medir los lazos sociales y afectivos-emocionales numéricamente? ¿Los criterios del manual de psiquiatría DSM V pueden determinar la vida de un niño al considerarlo un trastorno del espectro autista?

Leer Más
La utopía infantil frente al poder del método, las rutinas y el anonimato

Al jugar, un niño realiza la utopía, que no se basa en un método rutinario o un protocolo, por el contrario, se asienta y origina en el deseo donde se fabulan las fantasías más inverosímiles, pero al mismo tiempo verdaderas. Reside allí el acontecimiento que permite la plasticidad simbólica, la apertura y la diferencia entre lo que se es como cuerpo-órgano, diagnóstico, autismo, espectro, discapacidad, patología y lo que puede llegar a ser.

Leer Más