EDICION DIGITAL
Viernes 24 de marzo de 2017
¿Es accesible el lugar al que se concurre? ¿Es accesible el lugar al que se concurre?
Muchas personas suelen utilizar el popular servidor de aplicaciones de mapas Google Maps, que resuelve diversas cuestiones para los usuarios, desde determinar el camino... ¿Es accesible el lugar al que se concurre?

Muchas personas suelen utilizar el popular servidor de aplicaciones de mapas Google Maps, que resuelve diversas cuestiones para los usuarios, desde determinar el camino a seguir hasta poder ver cómo es el aspecto de algún lugar del mundo por el que sintamos curiosidad, pasando por saber dónde habrá problemas en el tránsito en tiempo real y muchas otras, tales como la calificación de locales comerciales realizadas por quienes han concurrido a ellos, ubicar determinado tipo de instalaciones, acceder a servicios de transporte, etc.

El gigante de las búsquedas Google tiene una política respecto del tiempo de trabajo sus empleados, que consiste en que pueden pasar hasta una quinta parte de él trabajando en otros proyectos personales que no tengan que ver directamente con aquello para lo que fueron contratados.
Uno de ellos, Rio Akasaka, manager de producto de Google Drive, el servicio de locación de archivos en la nube de la empresa, utilizó ese tiempo para diseñar una herramienta que sirva a las personas con discapacidad, fundamentalmente a aquellas afectadas en su motricidad, pero también para las demás.
Este joven residente en los EE.UU. observó que los mapas de Google permiten que los usuarios dejen comentarios sobre los negocios a los que concurren (precio, ambiente, calidad, horario de atención, etc.), que pueden ser levantados por otros. Entonces se dio cuenta de que podría hacerse lo mismo con respecto a la accesibilidad de establecimientos comerciales, pero también de instituciones u otros edificios utilizando las mismas herramientas que los demás usuarios.
Si bien hasta el momento no hay demasiados datos reunidos, se insta a las personas de las distintas localidades a que comiencen a utilizar la herramienta, dada la utilidad que representa para las personas saber con qué barreras se encontrarán de antemano. Cuantas más personas califiquen a los lugares accesibles de comida, para hacer trámites, de esparcimiento, bancos, tiendas, etc., menos inconvenientes habrá, además de resultar un importante medio de presión para que otros, públicos y sobre todo privados, se adecuen a las normas mínimas de accesibilidad para que todos podamos disfrutar de todo.

Comentarios

comentarios

Prensa El Cisne