EDICION DIGITAL
Sábado 27 de mayo de 2017
El autismo en una película El autismo en una película
Existen varias películas documentales sobre el Autismo, y comedias, dramas y románticas, donde alguno de sus personajes presenta rasgos autistas o directamente su condición... El autismo en una película

Existen varias películas documentales sobre el Autismo, y comedias, dramas y románticas, donde alguno de sus personajes presenta rasgos autistas o directamente su condición se hace explícita. Es mucho más infrecuente que el cine se valga de ellos para realizar un film de acción o de suspenso.

Quizás el ejemplo más recordado dentro del género sea “Alguien sabe demasiado” (1998), en el que Bruce Willis, un agente del FBI, debe proteger a un niño autista de alto rendimiento que logra descifrar un código secreto del propio gobierno que se creía indescifrable.
La película “El contador”, de reciente estreno, es otra excepción y en este caso, su protagonista principal, Christian Wolf, es un contador, un genio con los números, que pone su talento al servicio de criminales. Como consecuencia de su Autismo de tipo Asperger, si bien es un malabarista de la contabilidad, obviamente que su forma de relacionarse con las personas es la característica de su condición.
Además, no solamente no es un héroe, sino que no vacila, cuando las autoridades y matones se le enfrentan, en ser violento, una verdadera máquina de matar.
Lo interesante de esta película es que el suspenso crece en cada escena, y, al mismo tiempo, se muestra cómo es una persona con Autismo, sin transformarlo en una víctima, alguien a quien proteger o un simpático lunático, sin estereotipos.
En ese sentido, muestra también cómo sus padres tomaron su diagnóstico y la forma como lidiaron con ello.
El guionista, Bill Dubuque, escribió en 2008 el texto, el que fue sistemáticamente rechazado por los productores, porque, según los estándares del cine comercial, ¿a quién le interesa una película sobre un contador y, además, autista? Él explicó que el tema le fascinó, porque hay un misterio dentro del misterio: ¿qué ocurre en una mente autista? ¿Cómo procesa la información? ¿Cómo se comunica con los demás?
Quizás la frase más interesante de “El contador”, y la que la define, es cuando el padre de Wolf pregunta a un terapeuta: “¿Podrá tener mi hijo una vida normal?” y recibe como respuesta: “Defina normal”.

Comentarios

comentarios

Prensa El Cisne